Una bolsa de algodón debe usarse 7.100 veces para compensar su impacto ambiental

Una bolsa de algodón debe usarse 7.100 veces para compensar su impacto ambiental

Las bolsas de tela se pusieron de moda como una alternativa a las plásticas, debido a su alto nivel de contaminación. Sin embargo, un estudio del Ministerio de Ambiente y Alimentación de Dinamarca señala que las bolsas de algodón también tienen un impacto en el ambiente, debido a sus procesos de fabricación.

De acuerdo con el documento, una bolsa de algodón debe utilizarse 7.100 veces para compensar el impacto general de su producción. Este número de usos incluye todos los daños medioambientales que se derivan de producir una bolsa de algodón. La cifra equivale a usar una sola bolsa todos los días durante 19 años. Sin embargo, baja a 52 veces si lo que se busca es compensar el efecto de su producción en el cambio climático.

La razón de esta alta cifra para compensar su impacto se debe las grandes cantidades de energía y agua que demanda su producción, que tienen efecto en la capa de ozono; además, de la dificultad para ser recicladas.

Una bolsa de algodón debe usarse 7.100 veces para compensar su impacto ambiental

De acuerdo con World Wildlife Foundation (WWF), los impactos ambientales más prominentes del algodón se dan por el uso de agroquímicos (especialmente pesticidas), el consumo de agua y la conversión de hábitat para uso agrícola.

Se necesitan 10.000 litros de agua para producir un kilo de algodón, lo que significa que se necesitan alrededor de 2.700 litros para hacer solo una camiseta de este material, según cifras de World Counts.

El tiempo se eleva si la bolsa es de algodón orgánico. En este caso, debe usarse 20.000 veces para aliviar dicho impacto, lo que significaría utilizar diariamente una sola bolsa por 54 años. Nuevamente, la cifra baja a 149 veces para compensar su efecto el cambio climático.

En general, el informe señala que "reutilizar la bolsa de mercado como bolsa de basura es mejor que simplemente tirar la bolsa a la basura (...) El reciclaje puede ofrecer más beneficios en el caso de bolsas de plástico pesadas, como polipropileno y PET. La reutilización como bolsa de basura es más beneficiosa para bolsas ligeras, como polietileno de baja densidad, papel y biopolímero".

El estudio concluye la importancia de elegir de forma consciente las bolsas que usa para transportar sus compras. "Los resultados de la presente evaluación han puesto de relieve la importancia del diseño de la bolsa y su funcionalidad, especialmente para las de algodón. Para bajar el impacto ambiental, se debe preferir una opción con mayor número de tiempos de reutilización, diseños con tejido ligero y grandes volúmenes", señala el documento.