Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana

Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana

Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana

Los mercados están viviendo un mes de enero extraño que, de momento, se está traduciendo en una alta volatilidad y en el miedo a lo que ocurra en el corto-medio plazo, ya no solo en el ámbito económico, sino también en la política internacional.

El pasado viernes, las bolsas cerraron la jornada con la desaparición de las ganancias que habían venido acumulando durante lo que llevamos de año. Aunque tímidamente, los principales mercados de renta variable habían mantenido ganancias anuales. A pesar del gran nivel de contagio de ómicron, el hecho de que esta variante de la covid sea menos virulenta que las anteriores hace pensar que la enfermedad no va a frenar el crecimiento económico a medio plazo.

Sin embargo, la subida del precio del petróleo y, sobre todo, la tensión internacional a cuenta la posibilidad de que Rusia invada Ucrania, con la inestabilidad que esto puede traer, han pesado en el ánimo de los inversores, que el viernes decidieron deshacer posiciones y vender.

Las bolsas cerraron el viernes con pérdidas. (Foto: Google)

Pesimismo

La semana no ha empezado bien y el pesimismo y el sentimiento bajista se ha apoderado de los inversores, que mantienen la tendencia de ventas del viernes.

En el ámbito económico, todos los ojos y oídos van a estar puestos en la Reserva Federal de Estados Unidos (FED). Mañana comienza una reunión de dos días del del Comité Federal de Mercado Abierto de la FED. El banco central estadounidense tiene una difícil papeleta, ya que tiene que dejar clara su hoja de ruta para combatir la alta inflación sin penalizar en exceso el crecimiento económico del país. Por el momento, ya se descuentan cuatro subidas del precio del dinero a lo largo de este año, la primera posiblemente en marzo.

El presidente de la FED, Jerome Powell, tiene que trasladar tranquilidad a los inversores para evitar que los mercados de renta variable y renta fija tengan un motivo más de inquietud. “Una Fed que se muestre menos agresiva de lo que espera el mercado y a la vez confiada en que la alta inflación comenzará a remitir en los próximos meses puede tener un impacto muy positivo en la marcha de las bolsas estadounidenses y, por simpatía, en la de las europeas”, señalan en Link Securituies.

Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana Miedo y tensión en las bolsas: Ucrania y la FED marcan la semana

Jerome Powell, presidente de la FED. (Foto: Google)

Datos macroeconómicos

Asimismo, durante esta semana se van a publicar cifras macroeconómicas importantes. Hoy se va a conocer el dato preliminar de enero de los índices adelantados de actividad de los sectores manufacturero y de servicios, los conocidos como PMI, de las dos principales economías de la Eurozona: Alemania y Francia, además de los de Reino Unido y Estados Unidos.

Estos datos van a servir de termómetro para que los inversores puedan calibrar el impacto de ómicron y de la elevada inflación en las economías. Unas lecturas inferiores a las esperadas por los analistas pueden generar muchas dudas entre los inversores y provocar nuevas tensiones en los mercados de renta variable.

El jueves se va a dar a conocer en Estados Unidos la primera estimación del PIB del cuatro trimestre de 2021, mientras que el viernes se publicarán las de Francia y España. Estos datos también servirán para poder determinar el impacto de la ómicron en los últimos meses de 2021 y si la última ola de la pandemia ha desacelerado aún más el ritmo de la recuperación económica.

La tensión en Ucrania es motivo de gran preocupación en los mercados. (Foto: Google)

Asimismo, y como motivo de especial preocupación, los inversores van a estar muy atentos a lo que ocurra con la crisis de Ucrania. De momento, las últimas informaciones son inquietantes. Este fin de semana, el Gobierno del Reino Unido ha acusado al de Rusia de querer poner al frente del Gobierno de Ucrania a un político “títere”, afín a sus intereses. Aunque inmediatamente se ha interpretado que este mensaje es una cortina de humo para distraer a la opinión pública británica de los escándalos que acosan al primer ministro, Boris Johnson, Estados Unidos ha respaldado esta información. Además, esta madrugada se ha sabido que el Gobierno estadounidense ha dado instrucciones para que los familiares de su personal diplomático en Kiev abandonen Ucrania.

Tres escenarios sobre Ucrania

En este sentido, los analistas de Bankinter consideran tres escenarios.

Escenario bueno: pacificación mediante diplomacia. Rebote de las bolsas, aunque su vigor estaría condicionado a lo que diga la FED el miércoles.

Escenario malo: Invasión light, desde este y sur, pero sin aislar las tres repúblicas bálticas de Polonia mediante una invasión desde Bielorrusia para conectar Kaliningrado con el resto de Rusia. Dependiendo del alcance de los daños y del tiempo que tarde en estabilizarse la situación (es decir, fin de la acción militar), así de breves o prolongadas serán las caídas de las bolsas.

Escenario pésimo: el grado de invasión del “escenario malo”, más el comentado aislamiento de las tres repúblicas bálticas, lo que supondría un acto de guerra contra la OTAN de consecuencias inciertas. Este es el escenario menos probable.

“Si se produce el escenario bueno, lo más probable es que la FED mantenga su actual enfoque, pero moviéndose poco a poco hacia una menor agresividad en relación con la reducción de su balance. Sin embargo, si tuviera lugar el escenario malo las bolsas -y especialmente la tecnología- sufrirían hasta que la situación se estabilizase (fin de la acción militar)”, destacan en Bankinter.

Los valores tecnológicos se están viendo castigados en el mercado. (Foto: Microsoft)

Precisamente los analistas coinciden a la hora de destacar la delicada situación de los valores tecnológicos, así como los de crecimiento, que se están viendo muy afectados desde el comienzo de 2022 por un rápido aumento del rendimiento de los bonos del Tesoro debido a las expectativas de que la Reserva Federal subirá los tipos de interés de forma agresiva para combatir la alta inflación.

Por el contrario, la posibilidad de subida de tipos está sentando muy bien al sector bancario, que están en positivo en el cómputo del año. En este sentido, Bankinter, con un alza anual por encima del 15% y Caixabank, que se revaloriza algo más de un 14%, lideran las ganancias en el Ibex 35 en lo que va de año seguidos de Sabadell, que se anota un incremento del 7%.