La bolsa española sube un 7,93 % en 2021, el segundo año en pandemia

La bolsa española sube un 7,93 % en 2021, el segundo año en pandemia

La bolsa española ha subido un 7,93 % este año, caracterizado por la recuperación de la economía de la mano del avance de la vacunación, el repunte de la inflación y de los precios de la energía, así como por el comienzo de la retirada de los estímulos monetarios por algunos bancos centrales.

La extensión de la vacunación, a pesar de los problemas habidos en los primeros meses por los retrasos en la entrega de viales y las dudas provocadas por los efectos adversos de algunas vacunas, ha sido uno de los factores que más ha influido este año en el mercado, aparte de las distintas "olas" de contagios por la covid-19, especialmente por la provocada a final de año por la variante ómicron, que ha mermado las ganancias en la plaza española por el peso que tiene los valores "turísticos".

La evolución de la inflación, creciente a lo largo del año, fundamentalmente por el encarecimiento del precio de la electricidad, se ha convertido en otro asunto relevante por sus implicaciones sobre la política monetaria y el mercado de bonos, activos competidores de la renta variable.

El IPC español termina el año en el 6,7 %, según datos provisionales, el mayor nivel desde marzo de 1992.

También hay que reseñar la recuperación de la economía. Después de que el PIB cayera el 10,8 % el año pasado y de que comenzara el año con un descenso del 0,7 % entre enero y marzo, crecía a un ritmo del 2,6 % en el tercer trimestre.

Las expectativas de un mayor crecimiento económico (el Gobierno calcula que el PIB aumentará este año el 6,5 %, lo que rebajan el Banco de España y algunos organismos internacionales) beneficiaban a los valores cíclicos, los ligados a la mejoría de la actividad, como bancos, constructoras o siderúrgicas, lo que también estimulaba a la bolsa.

Otro factor favorable lo encontramos en los resultados empresariales, ya que las empresas del principal índice bursátil de la bolsa española, el IBEX 35, acumularon un beneficio neto cercano a 41.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 50 % más que en el mismo periodo prepandémico de 2019, así como en la esperada distribución de esas ganancias a través de dividendos.

También incidieron en la bolsa la crisis de suministros y el incremento del precio de determinadas materias primas (el kilovatio hora superó los 300 euros, mientras que el barril de petróleo Brent osciló entre 51,8 dólares al cierre de 2020 y el máximo de 86,7 a finales de octubre pasado, con un mínimo de 50,56 dólares al comienzo de enero. Termina el año alrededor de 80 dólares).

A final de año la Reserva Federal de EEUU empezaba a reducir el importe de las compras de deuda decididas para atenuar el efecto de la crisis pandémica (también dejaba entrever que subirá los tipos de interés el próximo año) y el Banco de Inglaterra subía los tipos de interés a mediados de este mes, del 0,1 al 0,25 %.

Para la directora de Oferta Digital de Singular Bank, Victoria Torre, estos han sido los grandes condicionantes de este año, que ha calificado de "complicado, pero podríamos decir que, de nuevo, un año de récord", como ha sucedido con máximos históricos en varias plazas internacionales, aunque "en la bolsa española nos hemos quedado retrasados", por lo que en 2022 podría tener un "mayor potencial alcista".

También ha destacado la influencia en la alta inflación de "los problemas de los suministros o el alto precio de las materias primas", con la que tendremos que convivir "durante un periodo de tiempo determinado" y en el cambio de la política monetaria de algunos bancos centrales, que tardará en aplicar el BCE”.

La bolsa ha vivido varios períodos este ejercicio: caída en enero (el mínimo anual se registró el día 28 de este mes en 7.713,5 puntos), recuperación en los cinco meses siguientes (alcanzó el máximo anual a mediados de junio en 9.310,8 puntos) y repliegue y estabilización en la fase final, en la que se sucedieron récords históricos en Wall Street y en algunas plazas europeas.

El único de los grandes valores del IBEX que ha bajado ha sido Iberdrola (quinta por pérdidas de ese índice), el 7,49 %, afectada en parte por los cambios regulatorios del sector; BBVA ha subido el 33,66 % tras los vaivenes de la lira turca; Repsol el 30,17 %; Telefónica el 29,48 %; Banco Santander el 18,66 % e Inditex el 12,14 % tras los cambios en su cúpula ejecutiva.

La mayor subida anual del IBEX ha correspondido a un novato, a Rovi, que ha ganado el 96 %; Fluidra el 70,04 %; Banco Sabadell el 67,18 %, beneficiado por su filial en el Reino Unido; Naturgy el 57,77 % por la opa de IFM y ArcelorMittal el 50,14 % por la recuperación y la reducción de su deuda.

Solo la cuarta parte de los valores del IBEX, nueve, han terminado con pérdidas, que ha liderado Siemens Gamesa al ceder el 36,33 %, mientras que Grifols ha cedido el 28,16 %; Solaria el 27,58 % y PharmaMar el 19,17 %.

En cuanto al resultado anual de las grandes plazas mundiales, en Europa ha destacado la subida del 29,21 % de París; Milán ha ganado el 23 %; Fráncfort el 15,79 % y Londres el 14,59 %. En Asia, Tokio subía el 4,44 % y Hong Kong, con la posible quiebra de Evergrande sobrevolando, bajaba el 13,01 %en tanto que en Wall Street el índice Dow Jones de Industriales avanzaba algo más del 19 %, el Nasdaq algo más del 23 % y el S&P 500 cerca del 28 %.