¿Y los pies también se enferman? ¡Pues sí!

¿Y los pies también se enferman? ¡Pues sí!

¿Y los pies también se enferman? ¡Pues sí!

La muerte del cantante de reggae Bob Marley ocurrió el 11 de mayo de 1981, aunque la causa inició tres años atrás. Cuando jugaba un partido de fútbol sufrió un pisotón en el dedo gordo del pie derecho. Ese día, el 26 de junio de 1978, comenzó lo que sería el final de esta leyenda.

Una lesión. Dolor. Mucho dolor. Los médicos le detectaron una gangrena debido a un trastorno en la parte superior de la uña. Le aconsejaron amputar el dedo para evitar una metástasis, pero se negó por cuestiones religiosas, los rastas no pueden quitarse alguna parte de su cuerpo. Entonces le llegaron las consecuencias por no realizarse la intervención quirúrgica: el cáncer se expandió y le costó la vida al músico jamaiquino. Falleció a los 36 años en Miami.

El podólogo mexicano Carlos Alberto Mondragón explica que los pies son una estructura conformada por 26 huesos y de ellos depende el correcto funcionamiento del resto del cuerpo, porque generan la locomoción humana. “Sus funciones son la capacidad de desplazamiento, pisar, saltar, pero lo más importante es que a través de la caminata ayudan al bombeo del corazón”.

¿Y los pies también se enferman? ¡Pues sí!

También dice que a diario se exponen a enfermedades como fracturas, esguinces, inflamaciones, contagios o deformidades. La lista es larga y a veces no se les presta la suficiente atención. Se olvidan, solo se acuerda de ellos cuando el dedo meñique se golpea con la cama.

“Las enfermedades de los pies son muy variables, algunas se deben a la disminución del sistema inmunológico a través de los largos periodos de estrés y baja de defensas, lo cual los expone a hongos, dermatitis, traumas”, manifiesta Mondragón.