Hay una forma más fácil de atarse los cordones y nos la ha tenido que enseñar un niño de 5 años

Hay una forma más fácil de atarse los cordones y nos la ha tenido que enseñar un niño de 5 años

Hay una forma más fácil de atarse los cordones y nos la ha tenido que enseñar un niño de 5 años

Es algo que hacemos casi a diario y en lo que apenas nos paramos a pensar, pero atarse los cordones es una técnica sobre la que no existe consenso y que entraña cierta dificultad —sobre todo cuando eres niño—. Puede también que, con tanto lazo a un lado y a otro, estuviéramos complicando demasiado el asunto sin motivo.

Así lo prueba Colton, un niño de 5 años que, tendido en el suelo, muestra cómo se las apaña para atar los cordones de sus zapatillas de una forma que le resulta más sencilla que las fórmulas clásicas. Consiste en introducir el extremo de cada cordón en el último agujero de su lado, formando una especie de lazada que hace el nudo más resistente y sin molestos sobrantes.

Su madre, Ashley Lillard, fue la encargada de compartir el vídeo en Facebook y YouTube el pasado mes de enero. Y, según ha explicado en el texto que acompaña a la publicación, Colton aprendió el truco de un amigo que se llama River. Su intención al compartirlo en público era "ayudar a todos los que como ellos tuvieran problemas" con este asunto. Desde entonces, su particular técnica ha superado los 13 millones de reproducciones en Facebook.

El vídeo de Colton no ha sido el único de este tipo que se ha popularizado en Internet. En septiembre de 2016 otra madre estadounidense, Kirsten Johnson —responsable de la página de Facebook Unstoppable Mother— compartió un vídeo en el que mostraba el truco que utilizaba para enseñar a sus hijos a hacer la lazada de las zapatillas. Su consejo también alcanzó millones de reproducciones.

El asunto tiene tanto tirón que incluso existe una charla TED al respecto. En 2005 Terry Moore se sirvió de una zapatilla negra y unos cordones blancos para mostrar cómo debían atarse correctamente para evitar que la lazada se desatara cada poco.