Cómo saber qué talla calza tu hijo: ni muy pequeño ni muy grande

Cómo saber qué talla calza tu hijo: ni muy pequeño ni muy grande

Cómo saber qué talla calza tu hijo: ni muy pequeño ni muy grande

Más información

Elegir los zapatos de un niño o niña no es tarea fácil. El calzado les protege y moldea los pies, a la vez que abriga y da equilibrio, por lo que es importante que sea de calidad. Pero encontrar un calzado que les guste, les parezca cómodo y sea de su talla, es toda una faena.

Si lo compras demasiado ajustado, en muy poco tiempo le dejará de valer, además de resultar del todo dañino para su crecimiento. Si se lo compras demasiado grande, no caminará de forma correcta y para compensar el movimiento, realizará apoyos en la planta muy poco saludables.

Centímetros de más y de menos

Así pues, ¿cuándo determinamos que la talla es demasiado grande? ¿Y demasiado pequeña? Esto es lo que dice la podóloga infantil Neus Moya (@neusmoya.podologa):

Una talla demasiado grande es aquella en la que la plantilla sobresale más de 1,2 centímetros cuando colocamos el pie de nuestro hijo o hija encima. Una distancia que dependerá también del niño o niña y del tipo de zapato.

Una talla pequeña es aquella en la que la distancia entre la plantilla y el dedo gordo del pie es inferior a medio centímetro. Si esto ocurre, hemos comprado el zapato demasiado pequeño y se desaconseja completamente su uso.

Cómo saber qué talla calza tu hijo: ni muy pequeño ni muy grande

La talla límite, aquella en la que ya debemos ir a comprar un nuevo par de zapatos, es cuando sobresale aproximadamente medio centímetro.

Para Moya, la talla ideal es aquella que deja una distancia entre el pie y la punta de entre 0,8 y 1 centímetro.

El truco para medir la talla

Sacar la plantilla del zapato no siempre es posible y menos en una zapatería infantil. Por eso, es recomendable llevar de casa una plantilla casera con la silueta de los pies de tu hijo o hija, la forma de los dedos incluida.

De este modo, podremos comprobar si es la talla correcta incluso si vamos sin ellos. Ahora bien, recuerda revisar que le van bien de talla los dos zapatos, ya que siempre hay uno distinto al otro en longitud y amplitud.

Consejos útiles para elegir zapato

Cuando se elige un zapato no solo se tiene que tener en cuenta el tamaño del pie, sino que también hay que contemplar el calcetín con el que se va a usar con ese calzado. Si compramos unos botines que van a ir con vestidos y medias la mayoría de las veces, se podrá coger de una talla más ajustada, ya que los tejidos son más finos y resbaladizos. En cambio, si es un zapato que se utilizará para los días de más frío, mejor que sea un tallaje grande, para poder llevar calcetín grueso.

El momento del día en el que vamos a comprar el calzado también es importante. Si te vas a llevar a tu hijo o hija de compras para probarle un nuevo par de deportivas o de botas, mejor que sea por la tarde, ya que tendrá el pie más dilatado.

Por último, no solo debemos fijarnos en el pie: es importante prestar atención también al tobillo. Es imprescindible que el calzado no le baile mucho en esa zona, ya que podría perder seguridad para andar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Qué usar si tu hijo si tiene herpes labial?