La Revoltosa se despide de León dejando huella | Leonoticias

La Revoltosa se despide de León dejando huella | Leonoticias

ANA G. BARRIADA León

Es difícil resumir casi 90 años de historia en pocas líneas. Nueve décadas cargadas de anécdotas, recuerdos y vivencias que han dejado huella y que este 2021 escribe su capítulo final.

La Revoltosa cierra y con ella uno de los negocios más longevos del Barrio Húmedo, historia de León y de los leoneses que han atravesado generación tras generación sus puertas en busca de zapatos para recorrer la ciudad.

Sus orígenes se remontan a un lejano 1931 cuando Emilio Pietro levantaba su pequeño negocio en la por entonces calle Fermín Galán, actual Rúa. Unos inicios de los que era testigo su sobrino Ángel Martínez, que con solo 10 años ayudaba en la tienda y aprendía el oficio de zapatero. El trágico asesinato de Emilio en un atraco en La Revoltosa precipitaba los acontecimientos, teniendo que hacerse cargo del negocio Ángel. Solo tenía 15 años.

Galería. Cierra La Revoltosa tras casi 90 años siendo una zapatería de referencia en León. /A.G.B

Hoy y a sus casi 90 años, Martínez sigue siendo el titular de La Revoltosa, un negocio que gestionan sus hijos Ángel y María Rosa. Es, precisamente su hijo quien recuerda aquellos primeros años de su padre en la zapatería. «Se hizo cargo de un negocio precario que tenía más números rojos que blancos y con mucho tesón y ayuda de fabricantes que confiaron en aquel chiquillo salió adelante».

Guerras, pandemias y cambios sociales

La Revoltosa se despide de León dejando huella | Leonoticias

Bajo su dirección, el negocio se expandió hasta tener seis tiendas a la vez abiertas en León y más de 20 trabajadores a su cargo. De aquellas,cerrarán La Revoltosa y Tengo Dos, y se mantendrán abiertas Tengo y Ángel Martínez Zapatero junto con una tienda online que abrirán próximamente.

La Revoltosa ha sido testigo directo de una Guerra Civil, una Guerra Mundial y una pandemia, pero sobre todo ha contemplado en primera personal el cambio de siglo, la globalización, la irrupción de Internet y el cambio de comportamiento de los clientes, una realidad a la que no ha podido hacer frente.

«Ha llegado el momento de gestionar las cosas con la cabeza más que con el corazón, que es algo que llevamos haciendo muchos años», reflexiona Ángel Martínez hijo entre las estanterías, todavía llenas, de la tienda. El negocio antes de la pandemia «ya no era negocio» pero lo iban «solventando». «Esta situación nos ha hecho mucha mella, las ventas por Internet también y pensándolo fríamente y con los números en la mano es lo que había que hacer».

Con La Revoltosa se va un trozo de León

Y es que, a pesar de que los números «no cuadraban» desde hace tiempo, la decisión ha sido difícil de tomar. «Para la familia, los trabajadores y los clientes de siempre es duro, pero hemos esperado a que las jubilaciones de los empleados estuvieran cerca para no hacer daño porque les debemos todo».

Se cierra La Revoltosa y con ella un trozo de la historia de León, de ese León de épocas pasadas que ha calzado a los leoneses durante casi un siglo, de ese León que todavía late en los muros del local y que abandona la ciudad dejando huella en cada uno de los que alguna vez atravesaron su puerta.

Tendencias