Liquidaciones de temporada, una práctica en extinción

Liquidaciones de temporada, una práctica en extinción

Liquidaciones de temporada, una práctica en extinción

Sin embargo, a diferencia de otros años, en la actualidad son muy pocos los demás negocios que replicaron tempranamente su período de descuentos, y hay muchos que afirmaron que este año no van a modificar los precios actuales de venta al público.

Las liquidaciones de temporada son muy limitadas en Paraná..jpg

Las liquidaciones de temporada son muy limitadas en Paraná.

Los motivos por los que las liquidaciones de temporada se está convirtiendo en una práctica que tiende a extinguirse son variados. Algunos hablan de los efectos de la crisis económica que se advierte desde hace cuatro o cinco años atrás, con una marcada pérdida del poder adquisitivo de los consumidores, lo que lleva a los minoristas a acotar la adquisición de su stock. Y también las experiencias comerciales que dejó la pandemia en diferentes sectores influyó en esta situación: hay negocios que compran lo justo para vender al público, debido a que en el tiempo de cuarentena no pudieron abrir sus puertas, las ventas online fueron menores y se quedaron con más mercadería que otros años al finalizar la temporada. En otros casos, los proveedores no están fabricando tampoco en demasía y limitaron su oferta. Por eso los comerciantes ya no quedan con un excedente que necesiten rematar para tener lugar en las góndolas para lo nuevo que va a entrar de cara al otoño-invierno.

En una popular tienda de la peatonal que tiene sucursales en diferentes provincias, en los años anteriores empezaban la liquidación en enero para poder exhibir ya al inicio del próximo mes artículos escolares, pero este año tiene solo descuentos puntuales. Mario Perassi, encargado de las sucursales de Paraná y Santa Fe, contó a UNO que posiblemente en febrero van a ofrecer rebajas, pero no de manera masiva, ya que cuentan con poca mercadería. Al respecto, señaló: “Lo que tenemos es lo que está exhibido en el salón, y los fabricantes entregan menos mercadería que antes, no sé por qué motivo. Y como va a seguir haciendo calor en febrero e inclusive en marzo, las prendas se van a seguir vendiendo con los precios actuales”.

“Hoy hay movimiento y la gente está comprando lo que es de temporada. Ya tenemos a la venta lo que es escolar, con guardapolvos y demás, pero a lo que es de abrigo, lo que son buzos o camperas con friza, no los están llevando porque hace calor todavía”, observó.

En el mismo sentido, más comercios prefieren esperar que avance febrero para rebajar sus precios, habida cuenta de que las temperaturas son elevadas aún y que este año no cuentan con un exceso de stock. Marcelo Ruggeri, integrante de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná y encargado de dos locales del rubro zapatería de la Peatonal, coincidió en que últimamente no hacen liquidaciones y explicó a UNO: “No nos sobra tanta mercadería. El que liquida generalmente se quiere sacar de encima mercadería que tiene en stock para no tener que guardarla para el año que viene, sobre todo cuando es calzado, que después de temporada después ya no sale”.

En este marco, explicó: “En nuestro caso ya hace un tiempo que no hacemos liquidaciones. Lo que pasa es que desde que empezaron bajar las ventas, en estos últimos cuatro o cinco años, no se compra tanto y no sobra. Por ahí hacemos una rebaja puntual de precios en lo que es moda, y tenemos en uno de los negocios una mesa de saldos permanente y entonces vamos sacando calzado de temporada u otro tipo de artículos”.

A su vez, evaluó: “En nuestro rubro la competencia más grande que tenemos siempre liquida, porque generalmente tiene mucho stock. Y les da resultado, porque es un mes muy tranquilo y ellos seguramente tienen un poco más de gente. Pero en Paraná no hay muchos negocios de calzado grandes y a la mayoría les pasa como a nosotros: están muy ajustados con la mercadería y entonces no necesitan hacer una liquidación”.

LLER MÁS: Ventas: apenas iniciado el invierno, arrancó la liquidación

También Ruggeri comparó: “Antes era típico ver que muchos negocios, sobre todo de los rubros calzado y vestimenta, hacían una liquidación de temporada. Pero no era tanto en enero, sino en febrero, porque después del arrastre de las Fiestas y las vacaciones era un mes en el que bajaba mucho la venta, hasta que al finalizar arrancaba otra vez por el tema de la vuelta al colegio. Pero desde hace un tiempo esta cadena de zapaterías empezó a adelantarse mucho y esto repercutía”.

Sobre este punto, aseguró: “Hoy, si uno sale a mirar los negocios, llama mucho la atención que de un tiempo a esta parte no hay carteles de liquidaciones en las vidrieras. Solamente se puede dar el lujo de rebajar todo alguien que tiene mucho stock y hace una movida que obviamente les sirve. Los demás no podemos, porque producto de la situación económica, que es no es nueva, se ha perdido esta costumbre”.

Por último, subrayó: “La mayoría de los negocios trabajamos hoy con un stock muy controlado, viendo qué va pasando con las ventas para ir comprando más mercadería. A veces nos quedamos cortos, porque no se compra de más, como antes. Se compraba mucho y después se liquidaba porque la venta y la situación ayudaban a tener una capacidad para comprar más cantidad. Ahora se especula para no pasarse, porque justamente no está fácil juntar la plata para cubrir todo lo que hace falta en una empresa, como sueldos, gastos, alquileres. No queda tanto margen para decir que se compra de más y después se liquida”.