este es el truco definitivo para no sufrir roces en las sandalias Llega el buen tiempo: este es el truco definitivo para no sufrir roces en las sandalias

este es el truco definitivo para no sufrir roces en las sandalias Llega el buen tiempo: este es el truco definitivo para no sufrir roces en las sandalias

este es el truco definitivo para no sufrir roces en las sandalias Llega el buen tiempo: este es el truco definitivo para no sufrir roces en las sandalias

Con la llegada de las buenas temperaturas que trae el mes de mayo y con el verano a la vuelta de la esquina, comienza la época de guardar las botas de invierno y sacar las sandalias del fondo del armario, un tipo de zapato que, aunque puede parecer más cómodo, puede producir rozaduras.

Así, hay algunos trucos y recomendaciones para conseguir lucir sandalias durante todo el verano sin tener que soportar las molestas heridas o rozaduras que pueden producir.

¿Cómo evitar las rozaduras de las sandalias?

La primera y más importante recomendación a la hora de evitar las rozaduras que pueden hacer las sandalias es prevenir este problema antes de que suceda. Ya sean sandalias a estrenar o sean del verano pasado, el cambio de tipo de zapato puede provocar rozaduras en las primeras puestas.

Por ello, lo mejor es colocar un apósito, como una gasa o tirita en las zonas de las tiras que suelen hacer daño, como las que pasan por el talón o por el empeine del pie. Las tiritas pueden colocarse sobre la piel, pero también es efectivo si se pegan por la parte interna de las sandalias. Igualmente, se puede aplicar un poco de vaselina en la zona del zapato que más suele rozar.

Además de este truco, se pueden prevenir las rozaduras dedicando un poco más de tiempo al cuidado de las pies, sobre todo, en lo que se refiere a tratar las durezas y a hidratar la zona, no solo para que no hagan daño los zapatos, sino también para poder lucir unos pies bonitos con sandalia.

Igualmente, el tipo de sandalia y el material con el que esté hecha, la forma del pie o la manera de andar son factores que pueden influir en que la sandalia haga año. Sin embargo, muy importante es elegir la talla adecuadamente para evitar que quede suelta, ya que cuanto más se mueva, más rozadura hará. Tampoco es recomendable que queda muy justa, ya que las tiras pueden hacer daño en los pies, que tienden a hincharse.

Por último, es recomendable que si se estrenan unas sandalias nuevas, no se usen de seguido durante varias horas seguidas, sino que se deben probar en periodos más cortos para comprobar si hacen daño o no y, en caso de que se vayan a usar mucho tiempo seguido, tener a mano unas zapatillas cómodas para cambiarse en caso de que las nuevas hagan rozadura.