La ilusión infantil permanece intacta | El Norte de Castilla

La ilusión infantil permanece intacta | El Norte de Castilla

La ilusión infantil permanece intacta | El Norte de Castilla

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORD COMUNICACIÓN Salamanca

La ilusión de los más pequeños, un año más, permanece intacta en las fechas navideñas. Ellos son ajenos a la llegada de la sexta ola de la Covid y al aumento de los contagios. Para ellos, quien ayer llegó, en unos casos con pequeños detalles y en otros cargados de juguetes, fue Papá Noel.

Es cierto que Salamanca es una provincia en la que sus habitantes son más de los Reyes Magos y es en la noche del 5 de enero cuando las casas se llenan de juguetes, para en la mañana del 6 de enero encontrar los niños sus zapatos repletos de regalos.

Aún así, son pocas las familias en las que hay niños pequeños que se resisten a vivir una mañana especial, la de Navidad, en la que salones o estancias donde están colocados los árboles de Navidad se llenan de papeles de regalos esparcidos por el suelo que envolvían los presentes.

La cara de felicidad de los niños lo decían todo y daba igual que fuera una simple caja de pinturas o un juego de mesa. Su alegría y en muchos casos su sorpresa era mayúscula, ya que, como decían los pequeños, era algo que «no me esperaba», pues todos repetían lo mismo, «yo lo que quiero se lo pido a los Reyes Magos, les escribo la carta, y ellos a veces le dicen a Papá Noel que me traiga uno de esos regalos para que pueda jugar hasta que ellos lleguen, y otras veces me traen algo que yo no he pedido, pero que también me gusta mucho».

La ilusión infantil permanece intacta | El Norte de Castilla

Los niños abren sus regalos navideños. /E. Gutiérrez, F. A. MArtín y M. Montero

Y durante todo el día, ese regalo o regalos que les dejó Papá Noel bajo el árbol de Navidad fue el preferido y no lo soltaban, y algunos no dudaron en salir a la calle con ellos, sobre todo en el caso de las muñecas, los cochecitos o los teledirigidos, pues estos últimos había que probarlos fuera de casa.

Ahora quedan unos días, decía alguno de ellos, en los que hay que «ser buenos» para que «los Reyes Magos me traigan todo lo que he pedido».

Por otro lado, hay que señalar que el Papá Noel en este año de pandemia no se acordó sólo de los más pequeños, puesto que en diversas casas hubo regalos para todos los miembros de la familia, que divertidos descubrían lo que les había dejado Santa Claus, en unos casos con mucha picardía, en otro porque eran lo que querían y en otros siendo una sorpresa para quienes los recibían pues, como los niños, no se esperaban lo que este personaje llegado en trineo les había dejado.

Además, en algunas viviendas, llegó antes de lo esperado, mientras que se disfrutaba de la cena de Nochebuena en familia y fue cuando se recogían los abrigos para volver a sus casas cuando los niños se encontraron los regalos que tanta ilusión les hizo.

Salamanca (Provincia),Juguetes,Navidad,NiñosTendencias