EXCLUSIVA: Roselyn Sánchez revela detalles de su vida como nunca antes y a corazón abierto

EXCLUSIVA: Roselyn Sánchez revela detalles de su vida como nunca antes y a corazón abierto

EXCLUSIVA: Roselyn Sánchez revela detalles de su vida como nunca antes y a corazón abierto

¿Y cómo te afecta en el ámbito de tus hijos?

En cuestión de la maternidad es bien difícil. Durante los tres meses que estuve en Miami, los niños vinieron dos semanas y luego cuatro días. Estuve grabando una serie que saldrá el año próximo con Kate del Castillo, Jeimy Osorio, Silvia Sáenz… Una propuesta espectacular y mi primera serie en español. A nivel actoral, fue una experiencia impresionante, soy muy fan del trabajo de Kate y me moría por hacer algo en español, que es mi idioma, eso fue exquisito, pero te confieso que el resto fue penuria. Esa vez en particular me dio muy duro estar lejos de mis niños. Lo sabe la gente del crew, los actores, los de pelo y maquillaje, que en los sets se vuelven tu familia porque pasas tanto tiempo con ellos… Si no llega a ser por ese trailer de pelo y maquillaje, yo me vuelvo loca. En pleno “revolú” con el rodaje, lejos de mis hijos y recién operada.

¿Te refieres a una cirugía?

Sí, tuve una operación grandísima. Se supone que no podía volver a trabajar durante un tiempo, pero como soy muy ambiciosa y me encanta trabajar, acepté y caí en cuenta del error una vez ya era muy tarde. Ya me había comprometido, ya estaba ahí en el set… Pero, energéticamente, fue muy drenante. Tenía que verme fabulosa para mi personaje, una mujer hermosa y temeraria, y yo me exigía estar al tope: “Me siento bien, no me duele nada”, me repetía para salir adelante, y eso acaba drenando tu energía. Frente a la cámara me veía espectacular pero después del “corten”, solo quería meterme en la cama para echarme a llorar. Aprendí bastante de esa experiencia y, gracias a Dios, tengo la suerte de ser fuerte como siempre lo he sido y de tener a mis ángeles. Cuando la gente vea el show, no se dará cuenta porque yo estaba lista y preparada como la profesional que soy. Nadie se va a dar cuenta de que me dolía muchísimo el vientre, que se suponía que ni podía ni debía andar con tacones, que hacía un mes que no veía a mis hijos, la audiencia no se entera de esas cosas normalmente y, como suele decirse, “the show must go on”.

¿En qué consistió exactamente la operación?

Desde que tengo uso de razón, desde que tuve mi primera menstruación a los once años, yo padecía de endometriosis, una condición que padecen millones de mujeres en el mundo, aunque es un tema bastante tabú, a las mujeres no les gusta contarlo. Esta condición te cambia la vida. Sufres mucho dolor unos días al mes, te causa mucha inflamación, te causa mucho dolor en las relaciones, no es nada gracioso. Tu zona pélvica siempre está incómoda. Ya todo el mundo sabe que pasé un proceso de fertilidad, que me costó muchísimo quedarme embarazada, era parte del problema. Tuve mis dos hijos y mucha gente decía que eso me ayudaría a controlarlo pero, en mi caso, se puso peor. Así que tomé la decisión de que ya no quería vivir más así y me hice una operación bastante difícil, donde te extirpan el endometrio de raíz y a su vez la cirujana me convenció de que me hiciera una histerhectomía, no completa, porque me dejó los ovarios, que están muy sanos gracias a Dios, pero me aconsejo que me quitara todo lo demás. La operación duró cinco horas, me extirparon el útero, el cérvix, las trompas, apéndice… Fue una operación bastante difícil y la recuperación era bastante larga, pero justo ahí me surgió la oportunidad de hacer la serie con Kate, con Telemundo NBC-Universal, y aluciné con el libreto, y aluciné de poder trabajar con Kate, y pensé: “Me levanto de la cama y me voy”.

¿Tenías experiencias anteriores en el tema de las cirugías?

Nunca me había hecho una operación en la vida, era la primera vez que yo pisaba un hospital para algo, solo había estado para dar a luz a mis hijos. Nunca sabes el riesgo de la operación. Da un poquito de angustia, también porque no puedes explicárselo a los niños, ni iban a comprender.

Volviendo al tema de tus hijos, ¿en qué te gustaría que tus hijos se parecieran a su papá?

EXCLUSIVA: Roselyn Sánchez revela detalles de su vida como nunca antes y a corazón abierto

Eric es un buen hombre. Me encantaría que aprendieran eso de él. Adora a su mamá… Mi suegra se divorció del papá de mi esposo cuando él era un niño pequeño y nunca más se casó, así que la vida de su mamá fue su hijo y la de él, la de su mamá. Ahora la vida de su mamá son mis hijos, sus nietos, y yo he tenido una suerte enorme con eso. Tengo a la nana desde que mi hija tenía seis semanas junto a mi suegra, así que tengo a dos personas conmigo cuidando mis hijos, como si fueran hijos suyos. Es una gran bendición. También me encantaría que mis hijos aprendieran la disciplina de mi esposo, es maravillosa. Eric es además una persona muy amable, tiene muchas cualidades muy bonitas.

¿Y qué te gustaría que aprendieran de ti?

¿De mí? ¡Ay, Dios mío! Que aprendieran mi perseverancia y a no aceptar un no como respuesta, que nadie les corte sus alas y mi ética de trabajo. A mi hija, desde los cinco años, le recuerdo que tiene que ser siempre independiente, que sea autosuficiente, que trabaje y no dependa de nadie, es súper importante que mi hija aprenda eso. Yo espero que sí, las veces que me voy te juro que es duro, y siempre le digo: “Esto lo hago por ti, para darte esta vida, para tu educación”.

Y para que te vea feliz y realizada en tu vocación...

Antes de salir para Miami al rodaje del que te hablaba antes, le dije a mi niña: “Mamá se tiene que ir ahora a Miami porque tiene que trabajar”. Ella me miró a los ojos y me contestó: “Mamá no tiene que trabajar, mamá elige ir a trabajar”, y yo por poco me muero. Ahí tuve que sentarme con ella y le dije: “Mami, tú sabes lo feliz que es mamá actuando cuando trabaja. Esta habilidad que me Dios me dio y quiero sacarle provecho. Yo quiero que de mayor tú seas así, que seas feliz con lo que hagas”. Ella me escucha… ¿Cuánto me está entendiendo? No sé, porque ella me mira y me mira… Es brillante y yo espero que lo entienda.

Un balance definitivamente difícil.

Sí, es difícil el balance, pero ahí vamos. Ella tiene nueve años y el nene, tres y medio.

¿Qué quisieras que no aprendan de ti?

La impaciencia... soy muy impaciente, ojalá no salgan a mí en eso. Y que no sufran como yo de claustrofobia, eso me da mucha angustia, porque es un problema que me han visto padecerlo, es algo que me produce una ataque de pánico y lamentablemente me ha sucedido frente a ellos. No quisiera que eso les afecte y que me salgan con esa condición.

Dicen las malas lenguas que cuando te da la claustrofobia te quitas la ropa...

¡Me desnudo frente a la gente, es terrible!

En general, ¿cuál es ese pensamiento que te causa más alegría?

El momento cuando estoy con mis hijos, en el downtime, en su cuarto de juegos, los veo bailando juntos, aunque pelean en cantidad, hay momentos que se aman y otros que no se soportan, como todos los hermanos… Pero cuando están de buenas y les ves haciendo sus coreografías y ves que la niña juega a ser la mamá del baby y los veo como dos niños felices, digo: ¡wow! algo estaré haciendo bien, porque tengo dos niños que son felices, que se ven contentos. Eso para mí es la mayor felicidad. Es algo curioso. Yo no me acuerdo de mi vida antes de haber parido. Mi vida comenzó el 4 de enero de 2012, cuando nació Sebella, es algo muy impresionante.

¿Qué es aquello que te desanima o logra ponerte triste?

Un bajón que me pone muy mal es cualquier cosa negativa que tenga que ver con mis hijos, obviamente. Afuera de eso, cuando se me muere un perrito. Soy amante de los animales, mis primeros hijos fueron mis perros y cuando se enferman o se mueren, también me quiero morir.

Y vamos por último a entrarle a un tema un poco más light… ¿nos puedes compartir algún tip de belleza?

Hago mucho ejercicio, bailo ballet desde los cuatro años y he bailado durante muchos años más. Para mí es muy importante el movimiento, estar activa, me gusta hacer ejercicio, nunca he bebido, no sé que es una gota de alcohol, nunca he fumado, no me consta que esa sea la razón por la que me veo más joven, pero los médicos dicen que esa es la clave: vida sana y sin vicios, dormir bien, comer bien y sano... Nunca en mi vida, no recuerdo haberme acostado sin quitarme el maquillaje. Por otro lado, no soy muy fan de las cremas y nunca me he hecho una cirugía estética. Me porto bien, me trato bien.

Créditos:

Fotos: Nunu @nunupicturesMaquillaje y Peinado: Paul Anthony @paulanthonyloveVestuario: Poshenko @posshenkoLocación y Catering: Chef Misael Guerrero @misael.chef

Look CowgirlSombrero: @gladystamezmillineryCamisa Blanca: @maisonpriveepr_laJoyería: @androhmeda

Look GreenVestido: @rccaylanatelierofficial / @regardstylehouse Sombrero: @gladystamezmillinery Joyería: @androhmeda Zapatos: @Chistianlouboutin

Look flowersVestidos: @rccaylanatelierofficial / @regardstylehouseZaparos: @maisonpriveepr_la Joyería: @androhmeda

Suscríbete a nuestra newsletter. Se el primero en conocer las noticias sobre tus celebridades y miembros de la realeza favoritos y descubre las últimas tendencias en moda y belleza.
Más sobre