Tania Llasera vuelve a comprar en Zara tras cinco años sin pisar la tienda y se queja: “No tenéis vergüenza”

Tania Llasera vuelve a comprar en Zara tras cinco años sin pisar la tienda y se queja: “No tenéis vergüenza”

Tania Llasera vuelve a comprar en Zara tras cinco años sin pisar la tienda y se queja: “No tenéis vergüenza”

“Queja del día en mis stories sobre las tallas en @zara…a ver si os ponéis las pilas con el tema Amancio te lo pido POR FAVOR 🙏 y si, afirmativo, llevo la ropa sucia en la mano”. Con estas palabras Tania Llasera volvía a la carga de su lucha contra las tallas establecidas, especialmente en una tienda tan popular como Zara.

Ha confesado que llevaba cinco años sin pisar la tienda pero que acaba de comprarse el pantalón vaquero que lleva puesto y que es una talla XL.

“¿Cómo es posible, señor Amancio, que yo tenga una talla XL? Vale que hace unos años no me cabía nada y llevo cinco años sin pisar tu tienda de Zara porque nada me cabía y me cabe, porque tampoco estoy como para que no quepa nada. Y ahora, me cabe, pero soy la talla más grande que hay. ¿En qué mundo cabe? Que estamos creando problemas a la gente joven. Porque tienen un cuerpo perfectamente normativo y tienen que comprar una XL. No tenéis vergüenza. No me parece normal. Ya está, ya lo he dicho”, se desahogaba en sus redes.

Repercusión e interés

Una reivindicación que ha despertado interés. Confiesa que debido a la repercusión que han tenido sus palabras ha recibido varias peticiones de medios de comunicación para hablar del tema.

“Sé que es un secreto a voces y que todos lo sabemos…se habla incluso en el extranjero de lo pequeñas que son las tallas en tiendas españolas como Zara, así que me pregunto: ¿Por qué no se habla más y por qué no se estandarizan las tallas universalmente, por favor?”, lanzaba como petición.

Eso sí, ha dejado claro que su problema no es que no pueda asimilar su talla. “Que conste que, a mí, a mi edad, y en este momento de mi vida, me la trufa llevar una XL o una XXL o lo que sea de talla. Lo digo por todas las jóvenes, y no tan jóvenes, que llegan a casa llorando o cenando espárragos porque no les cupo no se qué talla o les dijeron en la tienda, ‘aquí no hay talla para ti’ (me pasó). Es dramático… y es que tiene solución. Basta ya de jugar con la salud mental y física de la gente. Soluciones al tema talla ya”, reivindicaba.

Los aplausos y apoyo a sus palabras no se han hecho esperar. Parece que hay muchas que piensan como ella.